Norma que debiera ser de obligado cumplimiento

Norma que debiera ser de obligado cumplimiento para todos
Para facilitar la organización de vehículos y saber a quienes hay que esperar en Mompía o en cualquier otro lugar de reunión de salida, se ruega muy encarecidamente enviar un mensaje bien al móvil, o bien al correo electrónico de Alberto o quien dirija la salida, indicando quiénes van a ir a la marcha, lo más tarde el viernes al mediodía, si es posible.

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

martes, 24 de noviembre de 2009

Dos del 2000 y pico en el Cabezo Llerosos

Después del llamamiento realizado con vistas a salir el sábado pasado día 21, solo uno se apuntó a la convocatoria (otro se quedó en casa por culpa de su móvil) que fue Tomas, quedamos a las 7 menos cuarto y sin saber muy bien a donde ir, pues en el cielo había temporal de sur, y ya se sabe, con temporal de sur, cuanto más al sur, peor.
Y como veíamos que había que buscar algo cerca de la costa, se nos ocurrió ir al Cabezo Llerosos, saliendo desde la Molina, con casi 1.500 mts de desnivel. Vertiente norte, protegidos del fuerte viento sur, y en la cumbre unas vistas magníficas hacia Picos. Yo había estado dos veces en su cumbre, la última hace más de 7 años y Tomás no la conocía aún, así que sin más nos dirigimos hacia la Molina, con solo una parada para coger pan, por lo que ha lasa 8,30 de la mañana (comentamos que así tenia que ser siempre) nos ponemos en marcha.
La coqueta iglesia de la Molina, con nubes de sur y luz en las farolas de sus calles
la temperatura es idónea para andar y enseguida vamos ganando metros de desnivel
Pasamos por unas majadas con algunas cabañas en ruina, pero de un gran encanto, y en una de ellas, a las 10,30 nos paramos a tomar las 11. Seguimos ascendiendo y entramos en un pequeño valle al pie de la Peña Jascal de gran belleza . La sensación de soledad nos envuelve y nos acompaña, solo rota por el azote del viento en las cresterías que llevamos a nuestra derecha, y que nos anuncia lo que nos espera en la cumbre, a la que llegamos a las 12,30 (es lo que tiene madrugar) y efectivamente, nos recibe con unas ráfagas de viento que hacen que en algunos momentos perdamos el equilibrio, viéndonos obligados a sentarnos en el suelo para evitar dar de bruces contra él. En la foto Tomás con el macizo central
y aquí con el occidental, sentado para no caerse, Tomás, no el occidental
En la parte superior izquierda la cumbre del Torbina, en la parte inferior parte del pueblo de Arenas y en la parte superior derecha la cumbre donde subimos el sábado pasado, el Jorcao del Cuerno con las praderías de Nava por debajo de él
nos hacemos las fotos con mucha tensión, pues en cualquier
momento el viento nos puede mandar al suelo
la última, donde se aprecia hacia la derecha el abismo por
donde discurre la garganta del río Cares
y como la cosa no está para muchas contemplaciones comenzamos el descenso, buscando un lugar más resguardado del viento para pararnos a comer
después de lo cual decidimos bajar por la parte derecha, contraria a por donde hemos subido, recorriendo unas cresterías que nos depositarán cerca de la majada donde picamos por la mañana, y que nos hacen muy distraida la bajada, con vistas como esta
esta es la crestería por donde hemos bajado, recorriendo todas las cumbres que se ven
esta es la última que recorrimos ante de iniciar la bajada hacia el pueblo
disfrutando
esta es la majada donde tomamos el aperitivo esta mañana
al caer la tarde el sol se cuela entre las nubes y nos depara este espectáculo

y a las 5,30 de la tarde llegamos al coche con la ágradable sensación de haber aprobechado a tope el dia y de haber realizado una muy bonita ascensión. SALUDOS ATODOS/AS

2 comentarios:

Eloy dijo...

¡Joe, que envidia!
Y yo aquí todo el día cambiando pañales y hechando tripa.
No veais como hecho de menos esas salidas del grupo.
A ver si encuentro un hueco para veros pronto.

Justy dijo...

¿Qué crees, Eloy, que no tiene mérito lo que tú estás haciendo?

Bueno, no te desesperes que te esperamos. ¡Y si hace falta, esperamos a que los peques se afeiten!

¿Sabes lo que nos pasa? Que a la recíproca, tú nos das envidia con lo tuyo.