Norma que debiera ser de obligado cumplimiento

Norma que debiera ser de obligado cumplimiento para todos
Para facilitar la organización de vehículos y saber a quienes hay que esperar en Mompía o en cualquier otro lugar de reunión de salida, se ruega muy encarecidamente enviar un mensaje bien al móvil, o bien al correo electrónico de Alberto o quien dirija la salida, indicando quiénes van a ir a la marcha, lo más tarde el viernes al mediodía, si es posible.

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

martes, 6 de diciembre de 2011

Sotres-Horcados Rojos por el Jou de los Boches.....¡casi, casi!

Sábado 3 de Diciembre. Ayer viernes la cota de nieve ha descendido a los mil metros, pero para hoy dan mejoría. Ha sido un frente rápido, pero seguro que ha dejado la montaña preciosa. El jueves me ha llamado Eloy para salir este sábado. También me ha llamado Jota desde Bilbao. Cuando quiere andar en lugar de escalar, acude a nosotros. Sabe que en este grupo, lo de andar se nos da bien, tanto en verano como en invierno cuando hay que cargar más la mochila.
  A las siete de la mañana en Mompia se agregan José Antonio y Yhoana (no sé si está bien escrito, disculpa si no es así) una compañera de escalada de Jota.
 Habíamos hablado de ir a la zona de Sotres, pero dudamos que realizar. ¿a la Pica del Jierru desde el Jito de Escarandi?. ¿O ha Peña Castil por la canal de las Moñas?. Al final decidimos ir hasta Urriello y acercarnos al Jou de los Boches para desde allí ver si podemos ascender la canal del Lebaniego y descender por el Valle de las Moñetas, o intentar ascender hasta el Collado de Horcados Rojos para luego descender por Aliva y completar el circuito, un circuito que ya intentamos hace unas semanas realizarlo a la inversa Eloy y yo, y que a causa de la nieve que ya había caído y a que no llevábamos material de invierno no pudimos completar.
Y unos minutos antes de las nueve y media nos ponemos en marcha los cinco, desde Sotres, que Eloy y yo somos fieles a nuestros principios y pensamos que el coche cuanto más lejos se deje, mejor ¿o no venimos a caminar?
Llegando a Padébano así se nos presentan, a la izquierda la canal de las Moñas, y al fondo los Albos
Aquí vemos asomarse el Urriello
El Neverón de Urriello y Los Albos, imponentes



Por el este vemos a Sotres y a la Pica de Fuente Soles, con su manto de nieve recién estrenado
Las cabañas de la Tenerosa no podrían tener mejor fondo

A medida que vamos ascendiendo el espesor de la nieve aumenta. A lo largo del camino hemos ido superando a varios grupos que suben hacia Urriello, pero aún quedan dos por delante que nos van abriendo huella, lo que nos hace un poco más cómoda la ascensión.
Panorama hacia la costa, en primer término la Peña Main con la sierra del Cuera al fondo
Llegando ya al Refugio, a la sombra del Picu
Unos minutos antes de la una llegamos al refugio de Urriello. Reponemos un poco nuestras fuerzas y dilucidamos cual será nuestro objetivo final. Va tomando fuerza el llegar hasta el Jou de los Boches, subir al Collado de Horcados Rojos y descender por Cobarrobres y Aliva, así que, ¡vamos para allá!


Ahora ya no tenemos huella abierta, por lo que nos toca "currar" de lo lindo. Nos vamos turnando y enseguida llegamos a la entrada del Jou Sin Tierre
El ambiente es sobrecogedor. Nos encontramos en el corazón del macizo central. A nuestra derecha se elevan verticales paredes hasta las cumbres del Pico Boada, La Párdida y el Neverón de Urriello
A nuestra izquierda La Morra y Los Campanarios, separados por la Canal y el Collado de Lebaniego
Y a nuestro frente, hacia donde tenemos que dirigir nuestros pasos, la entrada al Jou de los Boches y Los Horcados Rojos, con la pared que tenemos que superar


De izquierda a derecha la Torre del Oso,  Horcada de Don Carlos, Pico Boada y Torre de la Párdida
Entrando al Jou de los Boches vemos los Picos de Santa Ana
Nos paramos a tomar algo, hoy no hay comida "fuerte". El sol nos calienta un poco. Una calma total nos rodea por los cuatro costados ¿no tenemos una tienda para pasar aquí la noche?. Deja de soñar, tenemos que continuar. La subida hacia los Horcados por la zona del cable parece factible, aunque el cable, que sirve de ayuda en el verano, está cubierto por la nieve. La roca aflora por muchas partes, aunque parece que la nieve traza algún camino por donde poder progresar hasta llegar a la travesía que finalmente hay que realizar para llegar al Collado. Así y todo, Jota propone otra alternativa. Subir hasta el Collado de Santa Ana y descender por la Canalona hasta el camino que desciende de Cabaña Verónica. Esto nos supone tener que ascender cuatrocientos metros más hasta el collado, con la ventaja de que en principio no encontraríamos ninguna dificultad. Con la "trisca" que llevamos ya, la opción no me resulta muy atrayente. Finalmente nos decantamos por intentar la subida hacia Horcados. Nos ponemos los crampones con cierta dificultad. Estamos en la sombra y los dedos se quedan insensibles. Nos agrupamos, nos ponemos en fila y comenzamos a ascender.


La inclinación del terreno es bastante mayor de lo que se aprecia en la foto, pero este primer tramo lo vamos superando haciendo cortos zigzag y enseguida ganamos altura sobre el Jou de los Boches. Pero a medida que ganamos altura la pared se nos pone más vertical. Tenemos que realizar alguna trepada en mixto (roca y nieve) . Al superar un primer paso, a José Antonio que va el segundo, se le suelta una piedra del tamaño de un microondas. En un principio consigue sujetarla con el brazo.
¡apartaros que se me escapa!
Los que estamos por debajo nos apartamos rápidamente de la linea de caída de la piedra y tras soltarla, esta comienza a rodar hacia los Boches. ¡Uffff! menudo susto!. Superamos este primer paso en roca y continuamos un trecho por nieve. Eloy que va en cabeza supera con cierta dificultad otro paso en mixto y avanza unos pasos. ¿como lo ves? -¡mal! no hay nieve dura y el piolet no me permite apoyarme para progresar y encima más arriba no se ve una posible salida. Yo me daría la vuelta. No la estamos jugando y no merece la pena. Hay que darse la vuelta y descender por el mismo sitio.



Con sumo cuidado comenzamos a destrepar los pasos que acabamos de superar. Se nos dan mejor que a la subida y sin más problemas, a las cuatro y media llegamos al pie de la pared, nos quitamos los crampones y comenzamos a desandar lo andando. Por la hora que es sabemos que se nos hará de noche por el camino, pero aún tenemos luz para llegar hasta el refugio y la huella abierta nos marca bien el camino. De aquí para abajo está con buena huella y no tendremos ningún problema
Atravesando el Jou Sin Tierre declinando ya el día

Los últimos rayos de sol que se cuelan entre las nubes dan a la montaña un color muy especial. La tarde nos ofrece una calma total y en parte me alegro el que hayamos tenido que volver por el mismo sitio y disfrutar de este paisaje

 Un último vistazo a la pared que nos ha rechazado. Eloy dice que ya es la segunda vez que no conseguimos completar el cirduito Sotres-Sotres por Horcados Rojos y que no volverá. Pues yo digo que volveré y lo completaré......¡cuando haya aún más nieve!

Llegando al refugio con la última luz del día.
Son las seis de la tarde, tenemos un hambre de mil demonios, así que apuramos la última comida que nos queda y ya con las frontales encendidas emprendemos el descenso hasta Sotres. Los que han transitado durante el día hasta el refugio han dejado un magnífico camino en la nieve, y como esta amortigua muy bien  nuestras pisadas, nos lanzamos a tumba abierta hacia abajo. Ya ha salido la luna, está en cuarto creciente y la luz que desprende hace que disfrutemos de una mini nocturna. A las nueve en punto llegamos a la furgoneta de Eloy. Han sido once horas y media de actividad y bajamos con la sensación de que hemos realizado una gran actividad. 
EN ESTA, ENCONTRÉ LA BELLEZA, QUE ES LA ÚNICA PROTESTA QUE MERECE LA PENA EN ESTE ASQUEROSO MUNDO.
¡NOS VEMOOOOOS!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ha Horcados Rojos se hacede por los urrieles