Norma que debiera ser de obligado cumplimiento

Norma que debiera ser de obligado cumplimiento para todos
Para facilitar la organización de vehículos y saber a quienes hay que esperar en Mompía o en cualquier otro lugar de reunión de salida, se ruega muy encarecidamente enviar un mensaje bien al móvil, o bien al correo electrónico de Alberto o quien dirija la salida, indicando quiénes van a ir a la marcha, lo más tarde el viernes al mediodía, si es posible.

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

sábado, 26 de enero de 2019

Ascensión a la Horca de Lores 2.022 m., desde el pueblo de Lebanza

Aquí pongo alguna foto más de las ya puestas por Jelu, y el vídeo de la ascensión que el sábado pasado día 19 realizamos a la Horca de Lores desde el pueblo palentino de Lebanza. Aunque teníamos la amenaza de un día revuelto en cuanto a la meteorología, nos fuimos con la esperanza de ver caer los primeros copos, después de casi dos meses sin precipitación que habían dejado las montañas limpias del blanco elemento.
Diez, mas Keko, nos juntamos para la ocasión, siete que acudimos desde Santander y tres que lo hicieron desde la zona de Liébana.

Partimos del pueblo con el cielo encapotado pero sin llover, siguiendo una pista con mucho hielo que nos va introduciendo en un espeso bosque.


Enseguida comenzamos a pisar una pequeña capa de nieve caída el día anterior, y donde habían quedado marcadas unas claras pisadas de osos.

Un buen ejemplar de roble del que intentamos obtener buenas vibraciones.

Algunos, porque otros pasan "olímpicamente" del generoso árbol.

Seguimos ascendiendo por este bonito bosque. Comentamos que seria muy recomendable recorrerlo en el otoño, cuando la hoja de los árboles lucen sus mejores coloridos. Visto lo poco que pudimos disfrutar en esta ocasión de la montaña, habrá que tenerlo muy en cuenta.

Bonitos y curiosos ejemplares de haya.

Jelu totalmente recuperado de sus últimas operaciones.



Otro curioso árbol, en esta ocasión un ya viejo y seco roble.

Nos acercamos hasta una cabaña con la intención de tomarnos allí las 11. Aunque nos la encontramos cerrada, nos sirvió un poco de protección para poder picar un poco. Viendo la mala pinta que tiene la montaña con las nubes, el viento y la nieve que comienza a caer, enseguida surge la sugerencia de terminar comiendo un buen plato de alubias en algún restaurante de la zona.

Pero primero hay cumplir con el deber, y continuamos el ascenso hacia la cumbre de hoy. Chema y yo seguimos absorbiendo energía positiva de estos centenarios árboles. 

Tenemos que cruzar un tramo entre maleza para retomar de nuevo el buen camino.


La mayoría de estas fotos son gentileza de J.R., que hoy nos acompaña después de mucho tiempo sin verle el poco pelo que le queda, y claro, se nota quien tiene buen material y buenos estudios...de fotografía, claro.

Tras ascender un rato por la pista, esta se termina y tenemos que continuar entre brezos y escobales en busca de la subida final a la montaña. Aquí vemos por primera vez la montaña y lo que nos queda de subida.

Tenemos que perder un poco de altura para ir en busca de una canal que nos subirá hasta el collado que se ve a la izquierda de la foto y desde donde solo nos quedarán poco más de cien metros para la cumbre.


Aquí estamos ya en plena canal.

Las bajas temperaturas hacen que haya mucho hielo por el suelo.

Tras un rato de dura ascensión, llegamos al collado final, donde nos recibe un fuerte y frío viento y una niebla que no nos deja ver nada de las posibles vistas que desde aquí se contemplen.

Sin pausa, iniciamos el ascenso del último tramo.


La fina capa de nieve que cubre las piedras de este último tramo, las ha puesto muy resbaladizas, así que ¡máxima atención!

Enseguida llegamos a la cumbre, que como se puede apreciar, en esta ocasión no nos deja disfrutar de ninguna vista.

Fotos de cumbre rápidas, y para abajo. A ver si podemos llegar al cocido.



Con mucho cuidado de donde se ponen los pies.


Cada vez nieva con mas fuerza.

Deshacemos el camino andado en la subida y nos vamos en busca de la pista que sin pérdida nos bajará de nuevo hasta Lebanza.




La nieve que cae nos deja espolvoreados como si nos fuésemos a rebozar.

El monte se viste con un precioso manto blanco.



Aún está mas bonito que a la subida.


A las 3,30 estamos de nuevo en los coches, donde hay unos 5 cm. de nieve que sigue cayendo, aunque no con mucha fuerza. Ante tal eventualidad, los que han venido de la zona de Liébana, deciden iniciar el regreso antes de que la nieve pueda causar problemas en el puerto de Piedrasluengas. El resto no encontramos ya donde comer algo caliente ni siquiera en el pueblo de Cervera, por lo que damos cuenta de nuestros bocadillos sentados y acompañados con unos buenos vasos de cerveza, antes de iniciar el regreso hacia Santander. Bonita zona la recorrida en el día de hoy. Como decía alguno, esto tiene ser muy bonito en el otoño. Habrá que volver.