Norma que debiera ser de obligado cumplimiento

Norma que debiera ser de obligado cumplimiento para todos
Para facilitar la organización de vehículos y saber a quienes hay que esperar en Mompía o en cualquier otro lugar de reunión de salida, se ruega muy encarecidamente enviar un mensaje bien al móvil, o bien al correo electrónico de Alberto o quien dirija la salida, indicando quiénes van a ir a la marcha, lo más tarde el viernes al mediodía, si es posible.

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

jueves, 11 de octubre de 2018

Repitiendo Peñas Malas y el Murcia

Con la amenaza de la entrada de un frente a partir de mediodía, el pasado sábado día 6 nos fuimos hasta el pueblo de Cardaño de Arriba para ascender a las cumbres de Peñas Malas y del Pico Murcia, actividad que ya habíamos realizado a primeros de Junio pasado, pero que tres de los cinco que nos juntamos en esta ocasión, en aquella se lo perdieron, y los otros dos que si la habíamos realizado, la teníamos ya casi olvidada.

La foto de Salida en Cardaño.

En esta ocasión ascendemos a la parte alta de la montaña por un valle diferente que nos permite una ascensión más directa hacia las Peñas Malas, que es nuestro primer objetivo de hoy.


Al cabo de un rato de ascensión y al dar vista  a la parte alta del valle, nos sorprende los bramidos de los venados, recordándonos que estamos en tiempo de berrea. Enseguida damos vista a un grupo de hembras que nos observan con mucha atención y que poco a poco se van alejando de nuestra presencia.

También vemos a este macho cortejando y persiguiendo a una hembra.

Superando una empinada ladera nos encaramamos en una arista desde donde ya divisamos nuestros objetivos de hoy. A la derecha Peñas Malas y a la izquierda el Murcia.

En las faldas de las Peñas Malas divisamos una gran manada de rebecos.

Sopla un viento suroeste que en algunos momentos alcanza rachas bastante fuertes. En el cielo tenemos las típicas nubes lenticulares que se forman cuando sopla este viento. Sin embargo la atmósfera se muestra muy limpia y nos permite ver el paisaje muy nítido.

Nos vamos acercando a Peñas Malas.


De lejos, el acceso a la arista de esta montaña impone un poco, pero al acercarse a ella se deja querer y se supera sin ninguna dificultad.

Al principio está la parte mas empinada.



Nos vamos acercando a la parte alta de la montaña con todo el cordal que forman el Pico de las Guadañas, el Cuartas, y muy al fondo, el Lomas, Tres Provincias y las dos cumbres de Peña Prieta.


Comenzamos a recorrer la espectacular arista que nos llevará a la cumbre principal de esta montaña.



Muy fotogénico este recorrido.



Últimos pasos para llegar a la cumbre principal.

Que aunque no lo parezca, tiene un metro mas que la que vemos a nuestra espalda y por donde acabamos de pasar.

Dos fotos de cumbre para que salgamos todos. Son las doce del mediodía cuando nos hacemos esta foto

Rápidamente la abandonamos para descender hasta el collado de Peñas Zahurdias y acometer la subida al Pico Murcia. 

Al fondo vemos el embalse de Riaño y las montañas que lo rodean. alguna de ellas ya fueron pisadas por este grupo.


Acercándonos a las peñas Zahurdias con el Murcia al fondo.

Nos cruzamos con un nutrido grupo que ascienden a Peñas Malas.

Nosotros hacemos una travesía por la cara este de las Peñas Zahurdias.


Algunos se nos han adelantado en el Murcia.

El grupo que nos hemos cruzado, llegando a Peñas Malas.

Nosotros acometemos la última parte para llegar al Murcia.


Recorriendo la arista final con el Corcadas al fondo.


La cumbre nos recibe con unas fortísimas rachas de viento que hace un poco desagradable la estancia. Pero hay que aguantar para por lo menos hacernos la foto de rigor.

Una de la media docena de personas que nos encontramos en la cumbre, nos hace las fotos. Esta con el Espigüete al fondo.

Pasan unos minutos de la una, y como aún es pronto para comer, propongo seguir el recorrido que se hace en la integral de Fuentes Carrionas y dirigirnos en dirección al Espi, para después descender por la cascada del valle de Mazobre.

Para lo cual se tiene que descender por una corta pero pendiente canal, de las dos que tenemos a nuestro frente. Como mi memoria no recuerda muy bien cual de las dos es la buena, andamos investigando un rato y al final descendemos por la de la derecha, que es la que nos lleva por donde yo pretendo descender.

Aquí estamos a la entrada de dicha canal.

Y aquí en pleno descenso de la misma.

Como ya son las dos y media de la tarde, descendemos hacia una laguna a la que ya habíamos echado el ojo hace un rato como posible comedor para el día de hoy.

Cuando llegan los últimos, los primeros ya han tomado asiento.

En frente nuestro vemos las pedreras del corredor norte del Espigüete por donde desciende varias personas.

Tras la comida, continuamos el descenso en busca del arroyo de Mazobre, que en su parte alta tiene dos cascada de singular belleza.

Tras visitar las cascadas solo nos queda descender el valle hasta salir a la carretera que llega al pueblo de Cardaño de Arriba y recorrerla unos dos kilómetros hasta llegar al aparcamiento donde tenemos el coche, dando por finalizada la marcha de hoy, que por los comentarios de los presentes, parece que ha dejado muy buen sabor de boca a todos los participantes.
No os perdáis el vídeo que he preparado para disfrutar mas en vivo lo que dio de si la jornada.



viernes, 5 de octubre de 2018

Por fin cayó la Peña Ventosa

Para ir tomando contacto con el presente, os pongo el reportaje de la última actividad realizada el pasado sábado 29 de Septiembre, dejando las atrasadas que me quedan por publicar, para cuando vaya teniendo un hueco en mi apretada agenda. En esta ocasión, nos fuimos hasta el pueblo de Lebeña con la intención de saldar una deuda que teníamos pendiente desde hace bastante tiempo con esta montaña, que en los dos últimos intentos por pisar su cumbre, por distintos motivos, nos había rechazado.
Foto de salida con los tres que nos apuntamos en este día, sacada al inicio de la marcha unos metros por encima del pueblo de Lebeña.

En esta ocasión iniciamos el recorrido por el antiguo camino que une Lebeña con Castro Cillorigo y que transcurre por encima de la carretera del desfiladero en su tramo final.

Todos estos antiguos caminos utilizados antes de la construcción de las nuevas infraestructuras, transcurren por unos parajes de gran belleza, que de no ser por su recuperación para ser utilizados por los senderistas, se perderian para siempre.

El tramo mas escabroso, esta asegurado por esta gruesa cuerda.

Curiosos picachos a la derecha de la carretera, justo donde esta deja atrás el desfiladero de la Hermida.

En este punto dejamos el camino que traíamos para comenzar a ascender entre escajos siguiendo un poco marcado sendero, hasta encontrar una deteriorada pista cerca del pueblo de Cobeña. Esta pista nos irá subiendo por la falda suroeste de la Peña Ventosa. En la foto se nos ve observando los pueblos de Castro y Pendes.

Mucha encina en este primer tramo de la pista. Chema soltando energía negativa de su cuerpo y absorbiendo la positiva de la encina, ¿o era al revés?

Ya bastante arriba, vamos saliendo de la niebla que nos ocultaba las vistas y los rayos del sol comienzan a colarse entre las ramas.

Curiosas telas de araña que brillan con las gotas del rocío mañanero. 

Salimos del bosque y de la niebla y vemos desafiante a la Peña Ventosa, nuestro objetivo de hoy.

Tras pararnos a tomar las once, afrontamos la ascensión de la larga ladera por donde nos aproximamos a la parte alta de la montaña, terreno con mucha caliza y mucha piedra suelta que dificulta la progresión. Aquí tenemos que superar varias trepadas, que sin ser muy difíciles, requieren la máxima atención. Que se lo digan si no a mi rodilla izquierda, que sufrió la "caricia" de una puntiaguda roca que se cruzó en su camino.


La última parte de la ascensión, consiste en superar una larga canal que en su primer tramos tiene mucha piedra suelta, y en su final, una trepada que exige la máxima atención.

Hasta que salimos de ella y en pocos pasos pisamos ya la cumbre.

La foto de cumbre con el macizo Oriental al fondo. Chema y José Luis es la primera vez que la pisan tras un intento anterior cada uno. Yo es la tercera.


Por la otra parte tenemos el cordal de la Peña Sagra.

Mil doscientos metros por debajo nuestro el lugar de donde partimos esta mañana, Lebeña, y a su izquierda Allende.

Toda la zona del Agero y del Cueto de la Fontanilla.

Cabañes y el Ciruenzo Mayor.

Los buitres no dejan de sobrevolarnos.

La placa de la cumbre, con un pequeño poema.

Vemos el coche de Chema junto a la Iglesia de Santa Maria.

Tras dar cuenta de los bocadillos, iniciamos el descenso. Si antes hemos tenido que trepar, ahora nos toca destrepar.

Recorriendo el último tramo de la crestería, vemos al fondo el recorrido realizado para acceder a esta "complicadilla" cumbre.


Aquí vemos marcado por donde ascendimos hacia la parte final de la subida.

Seguimos recorriendo esta bonita crestería que nos lleva hacia el collado Taruey.




Aquí vemos el collado, donde existe una tenada con un muy bien cuidado habitáculo para dormir.

Nosotros sin llegar a ella, iniciamos el descenso para llegar a Lebeña cerrando el circuito por la vertiente noreste de la montaña.

Los puntiagudos picachos de la Ventosa, filtran los rayos del sol otoñal.

Curiosa silueta de este picacho con orejas. En la parte superior izquierda se aprecia la silueta de un buitre posado.
Y esto fue todo, Chema y José Luis por fin pisaron la Ventosa, y los tres disfrutamos de otro día muy completito de montaña.
 Aquí va un corto vídeo donde se ve lo acontecido desde otra perspectiva.